LOS MEJORES CONSEJOS PARA VIAJAR CON TU BEBÉ

Cuando elegí ser madre sabía que iba a tener que sacrificar algunas de las cosas que más amo en la vida (¡como dormir!), pero también tenía claro que no iba a tolerar renunciar a viajar. Sería como sacrificar mi esencia…y la de mi marido. Ambos somos viajeros innatos y disfrutamos con pasión explorar el mundo juntos, por lo que acordamos que nuestro modelo de familia debería mantener esta afición, aunque adaptada al ritmo y necesidades de nuestra hija.

Hoy, Leonor tiene casi 6 meses y hemos completado con éxito 2 viajes en auto, 2 vuelos nacionales y 1 internacional, así es que nos declaro oficialmente ¡una familia viajera! 🙂 Y como ya he reunido suficiente experiencia, quiero compartir con ustedes mis mejores consejos para viajar con guagua de forma segura, exitosa y feliz.

SE FLEXIBLE Y AJUSTA TUS EXPECTATIVAS

Home Sweet Home, Patagonia.

Viajar nunca volverá a ser lo mismo, pero puede ser una experiencia maravillosa si aprendes a ir con la corriente, ajustando tus expectativas y fijando metas realistas. Recuerda que los niños pequeños son muy frágiles y vulnerables a los cambios ambientales, por lo que si decides viajar deberás tomarte las cosas con calma, sin estrés y estar siempre dispuesta a contener a tu guagua con tu presencia física y emocional.

PREPÁRATE PARA POSIBLES INCIDENTES

Como en cualquier viaje (y en la vida) pueden pasar cosas inesperadas. Cuando fui a Uruguay me enfermé de la guata mal (muy mal, no voy a dar detalles jaja) 5 minutos antes de subir al avión. Me sentía tan mal que tuvimos que pedir que me abran el botiquín del avión. Mi marido se tuvo que ir cuidado a la Leonor y ¡a mí! Por suerte, llevaba leche en una mamadera y él se encargó de todo 🙂 

ELIGE DESTINOS FAMILIARES Y AGRADABLES PARA BEBÉS

Punta del Este, Uruguay.

Prefiere lugares relajantes, acostumbrados a hospedar niños, sin aglomeraciones de gente ni muy ruidosos, tales como resorts de playa y hoteles boutique en el campo. Evita los típicos destinos turísticos y actividades que puedan ser sobre-estimulantes, así como los lugares sin sombra o sin espacios de descanso para tu bebé.

Una excelente alternativa es viajar en temporada baja, tal como yo lo hice cuando fui a Punta del Este, ya que jamás tuvimos que esperar para comer en un restaurant, las playas estaban vacías y todos los traslados fueron mucho más expeditos.

REALIZA VIAJES DE PRUEBA

Para hacerte una idea de cómo es estar lejos de casa con tu guagua, y comprobar por ti misma lo que mejor funciona y lo que no, planifica viajes cortos y progresivos, como roadtrips por el día y staycations de fin de semana ¡Nadie corre una maratón si haber entrenado antes!

Los viajes de prueba te permitirán saber con mayor precisión todo lo que debes empacar, cuánto tiempo aguanta tu hijo/a sentado en el auto y que juguetes o accesorios debes llevar para mantener a todos contentos (por ejemplo, no llevar un juguete ruidoso en el auto que te pueda volver loca).

INTENTA VIAJAR ACOMPAÑADA

Todos los viajes que he hecho con Leonor han sido siempre con mi marido (y una vez con mi mamá). La verdad es que no me imagino transitando por el aeropuerto sola, o al menos no por ahora. Esto por una cuestión práctica: sólo tengo 2 brazos y es súper difícil sostener a la guagua con un brazo y entregar el coche, pasar documentos o guardar bolsos con la otra. Si puedes evitar ese estrés, hazlo.

SIENTATE SIEMPRE AL LADO DE TU GUAGUA

Tu eres su base segura, su hogar y su mundo entero, por lo que si siempre estas cerquita tu guagua estará cómoda y relajada. Cuando viajes en auto, asegúrate de que siempre haya uno de los padres en el asiento trasero, de esta manera, no tendrás que darte vuelta a cada rato para contenerla.

PLANIFICA UN ITINERARIO SEGÚN LA RUTINA DE TU HIJO/A

Punta del Este, Uruguay.

Organiza tu viaje según la rutina de tu hijo/a, no la tuya. Mantén un itinerario simple, con 1 ó 2 actividades por día, que puedan modificarse o cancelarse en caso de incidentes de último minuto. Te recomiendo que hagas excursiones por tu cuenta y no en grupos de tours, ya que si tu guagua se enferma o se pone mañosa y decides volver al hotel, estarás prisionera del bus.

Coordina los viajes según las siestas. Cuando viajo en auto, siempre lo tengo cargado con todo, doy papa, cambio el pañal y a continuación nos subimos al auto. De esta manera me aseguro que tendrá al menos 3 horas sin hambre, y si la suerte está de nuestro lado, también de sueño 😉

CONSIDERA DÍAS DE DESCANSO

Los viajes pueden ser muy estresantes y las guaguas también se cansan. Toma el primer día para descansar, dormir y explorar las instalaciones o los alrededores con calma. Esto le permitirá a tu bebé adaptarse a los nuevos lugares, la cunita, los sonidos diferentes y los rostros poco familiares.

Siempre deberás describir lo que ocurre y explicar los planes para los próximos días, aunque creas que no entiende lo que dices, ya que con el tiempo si lo hará y esto le permitirá bajar la ansiedad ante lo desconocido y adaptarse mejor a los cambios.

HAZ DE CUALQUIER LUGAR TU NUEVO HOGAR

Yo hago esto cada vez que me quedo más de dos noches en un lugar: al llegar, desempaco y guardo todo lo importante en el closet y en el baño. Lo mismo he hecho ahora que viajo con Leonor. Rápidamente organizo distintas áreas en la habitación: para cambiar pañales, para dar papa, para jugar y para dormir. De esta manera, todos estarán mucho más cómodos y será más fácil adaptarse. Además, siempre reviso la habitación para evitar posibles fuentes de accidente (cables, objetos pequeños que pueda aspirar, etc.).

ARRIENDA O PIDE PRESTADOS ARTÍCULOS DE BEBÉ CUANDO SEA POSIBLE

Desplazarse con un bebé ya es complicado y aparatoso, entonces ¿para qué complicarse la existencia acarreando cunas portátiles, sillas de auto y bañeras?

La mayoría de los hoteles ofrecen cunas sin costo, pero acá debo advertirte que esta jamás será como la de tu casa, incluso en los hoteles más elegantes. Por lo general, te pasan una pack and play, la cual puede ser muy incómoda para dar papa en la noche si estás acostumbrada al colecho, ya que deberás recoger a tu guagua desde el suelo. Esto no te lo cuento para que optes por llevar tu cuna ni mucho menos, sino para que no te frustres al llegar al hotel. Hay que saber adaptarse a lo que hay 😉 Al final, es un poco incómodo para una, pero te aseguro que no lo será para tu guagua.

Ten en cuenta que la mayoría de los destinos familiares tienen opciones de arriendo de artículos de guagua, pro lo que te recomiendo averiguar esta opción antes de empacar la casa entera. Así mismo, puedes arrendar sillas de auto en los rent-a-car.

Si vas a la casa de un familiar, organízate para pedir una cuna o coche prestado durante tu estadía, y si planificas volver varias veces a ese lugar (ej: casa de los abuelos), tal vez convenga comprar una cuna y otras cosas para dejar de forma permanente.

EMPACA TODO LO NECESARIO, PERO NO EXAGERES

Créeme, viajar liviano es siempre la mejor opción, viajes sola o con toda tu familia. Mantén la cantidad de equipaje al mínimo y respeta los pesos máximos de equipaje. Si viajas en avión, necesitarás tener las manos libres para atender a tu guagua, por lo que descarta llevar más de un equipaje de mano (yo meto todas mis cosas en el bolso de los pañales y viajo sin cartera o con una muy pequeña cruzada).

Lo imprescindible:

  • Un resumen de la historia médica (alergias, enfermedades, medicamentos) impresa o en tu celular, la cual debe incluir contactos de emergencia y del pediatra.
  • Un kit pequeño de primeros auxilios, el cual deberá incluir termómetro y paracetamol. Te sugiero que consultes directamente con tu pediatra sobre que más recomienda incluir según las necesidades específicas de tu bebé.
  • Artículos de aseo y desechables para las primeras 48 horas (o para toda la estadía si estarás en un área aislada sin acceso a supermercados o farmacias). ¡No olvides incluir protectores de leche!
  • Bolsas plásticas, para eliminar desechos y guardar la ropa sucia.
  • Alcohol gel.
  • Sombrero para proteger del sol o el frío, lentes y protector solar.
  • 1 muda de ropa completa en el bolso de mano.
  • 1 manta gruesa, que servirá de abrigo pero también como una superficie limpia si debes improvisar un área de juegos.
  • 1 pañal de género (tuto).
  • Babitas y baberos.
  • Chupete de reserva.
  • Entretención. Lleva sus juguetes favoritos y asegúrate de tener varias opciones durante el viaje que puedan ser usadas en espacios reducidos (y que no incomoden al resto de los pasajeros). Los móviles que se enganchan a las sillas son una excelente opción. Yo llevo este conejito a todas partes 😉 
  • Saco de dormir y pijama*.
  • Cojín de lactancia*. Para mí esto ha sido fundamental, ya que odio dar papa incómoda. Yo uso uno muy compacto de Baby Infanti que trae un cobertor plástico para transportar. 
  • Jabón Popeye bebé*. En mi experiencia, lo mejor es sacar las manchas de inmediato, y si vas por más de 5 días, te recomiendo lavar en vez de llevar decenas de tenidas.
  • Extractor de leche y mamaderas*.

*Estos artículos deben ir en la maleta facturada.

COMIDA Y BEBESTIBLES

Todo dependerá del tipo de alimentación en que se encuentre tu baby:

  • Si estás con lactancia materna exclusiva, recuerda que tu también debes comer a intervalos regulares e hidratarte con frecuencia. Ten a mano snacks y una botella de agua (sobre todo en los aviones, que tienden a deshidratar bastante). También te recomiendo que siempre lleves una mamadera con tu leche para emergencias.
  • Si estás dando fórmula, lleva las porciones separadas o algunas mamaderas preparadas para el camino. Si vas a viajar en avión, consulta sobre las políticas de seguridad de cada aerolínea y país (que son diferentes a la de los líquidos permitidos).
  • Si ya incorporaste sólidos, lleva sólo lo necesario para el trayecto y el primer día de viaje. Podrás comprar y/o preparar comida apenas llegues al destino. ¡No olvides llevar un babero/delantal!

SI VIAJAS EN AVIÓN…

¡Nuestro primer vuelo!

La mayoría de las aerolíneas te permitirá viajar con niños menores de 2 años gratis, en tus brazos. Pero existe un problema: cualquier turbulencia podría – literalmente – hacer volar al bebé de tus brazos, provocándole graves traumatismos o incluso la muerte. Es por esto que tanto la Federal Aviation Administration como la American Academy of Pediatrics (USA) recomiendan que los menores de 24 meses viajen en su propio puesto con un asiento para autos aprobado para su uso en aviones o con un arnés CARES (puedes leer más sobre esto en Child Passenger Safety).

Si decides comprar un ticket para tu hijo/a, debes obligatoriamente llevar un “huevito” que pueda ser usado en aviones (tienen un sello que te pedirán al subir al avión). Los coches deben ser entregados en la puerta del avión y te lo devolverán en el mismo lugar una vez que llegues al destino. Ojo, que como todo equipaje puede sufrir daños. Yo encontré unas fundas súper prácticas y baratas acá.

Ten en cuenta que tu guagua podría sufrir dolor de oídos por los cambios de presión durante el despegue y aterrizaje. Para minimizar el riesgo, entrégale un chupete o mamadera o dale papa.

También te recomiendo que vistas a tu guagua con ropa ligera y por capas, ya que la temperatura tiende a ser muy variable durante un viaje.

Si tu guagua llora (va a llorar) ¡calma! Por alguna razón, todos los pasajeros de alrededor comienzan a opinar y tratan de ayudarte. Respira profundo y sólo haz lo que creas mejor para tu baby ¡tu lo/la conoces mejor que nadie! Que no te de vergüenza caminar por el pasillo si es necesario, y haz turnos con tu compañero de viaje.

Si necesitas cambiar el pañal, lo más rápido es hacerlo sobre la bandeja de tu asiento.

SI VIAJAS EN AUTO…

Ya les dije que lo mejor es planificar el viaje según la rutina de tu guagua. Esto incluye programar paradas para alimentación y cambio de pañales. Ten en cuenta que puede ser peligroso parar a la orilla del camino, por lo que prefiere servi-centros y áreas de descanso. Siempre es mejor adelantarse 15 minutos, que pasarse de la hora y manejar por kilómetros con la guagua llorando, tratando de buscar un lugar seguro donde estacionarse (me pasó, por eso te lo digo).

Antes de partir, revisa que la silla esté instalada correctamente y que los broches estén bien ajustados. Te tomará 2 minutos y podría marcar toda la diferencia en caso de un accidente.

VIAJES INTERNACIONALES

Si viajas al extranjero, recuerda que, además del carnet y/o pasaporte de tu guagua, debes llevar el certificado de nacimiento. Si viaja sólo uno de los padres, hay que adjuntar una autorización notarial. Recuerda que algunos países podrían pedirte visas, vacunas y certificados de salud.

Viña del Mar.

¡Uf! Creo que les conté todo, o al menos lo más importante. Si tienes alguna duda o quieres compartir tu experiencia, por favor escribe en los comentarios ya que le podría servir a todas.
¿Tienes dudas o quieres compartir tu experiencia? Deja tu comentario ya que nos podría servir a todas 😉
¡Sigue mi cuenta de Instagram @pasiondemaria para conocer tips diarios de moda, estilo de vida, viajes y maternidad!

 

  • Maritza Perez Medel

    Tremendo post ! Tengo varias dudas y tienen que ver con la sillita del auto . Ya cuando tienen cierto peso o cm de altura no pueden usar más el huevito entonces pasan a la silla grande , en el caso de viajar en avión y comprarle su asiento , me doy la lata de viajar con tremenda silla ? Y si no me la doy y la llevo en brazos , no se al llegar a destino , que tipo de sillas son las que arriendan en renta a car … serán seguras ? Pensando por ejemplo en que en que usa sillas britax .eso me da mucha desconfianza la verdad .
    Como aporte un consejo útil es llevar una muda de ropa para ti en el bolso de mano por si el pequeño o pequeña vomita o tiene reflujo durante el vuelo , he visto mamás todas manchadas en los vuelos 🙁 . Saludos y gracias por las recomendaciones

  • Lesly Contreras

    Excelentes consejos, muy completa revisión. Yo ya tuve un viaje largo en auto (normalmente son 7 pero con guagua fueron casi 9) es todo bastante tranquilo si sales bien organizado. Hicimos 4 paradas para sacarla de su silla, cambiar pañal darle papa y cambiarle ropa. Llevamos mamadera a mano y además yo lleve el extractor y lo ocupe dos veces durante el viaje. Todo el tiempo alguien con ella atrás, porque si es muy cierto que llega un momento en que se ponen a llorar y pasas kilómetros esperando donde parar entonces necesita contención. Además es bueno andar siempre con un mudador ojalá acolchadito y de tela repelente al agua, nos pasó que llegamos a un servicentro sin mudador, entonces tocó cambiarla dentro del auto, desconozco si hay algún lugar para mudar en los avio es. En unos días volamos solas las dos, espero poner en práctica tus tips.

  • Vero VR

    En serio se puede mudar en la mesa del asiento en un vuelo???? Yo las veo tan pequeñas q no creo poder hacerlo. Y eso q mi bebè es chiquita. Estoy pensando en turista de Latam por ejemplo.