ALCOHOL, EMBARAZO Y LACTANCIA

¿Se han dado cuenta que cuando uno queda embarazada comienza a ver embarazadas y niños por todas partes? ¡El cambio de perspectiva es impresionante! Pero lejos lo que más me sorprendió fue ver a mujeres en su segundo o tercer trimestre de gestación tomando espumante o vino en prácticamente cada evento, junta o comida que iba. Aunque parece que yo era la única alarmada, porque al observar me di cuenta que era socialmente aceptado que las embarazadas tomen “una copita”. De hecho, cuando se empezó a notar mi guatita, meseros y anfitriones me seguían ofreciendo alcohol… Obviamente, me acerqué a varias futuras mamás a preguntarles cómo podían beber con tanta tranquilidad y todas, absolutamente todas, me explicaron que sus obstetras les dijeron que estaba permitido beber 1 ó 2 copitas de alcohol a la semana. ¡Quedé impactada! Siendo médico psiquiatra, comencé a cuestionar todo lo que creía saber sobre alcohol y embarazo, ya que yo tenía entendido que no se podía beber ni una gota de alcohol (ni fumar tabaco, ni marihuana, ni consumir ninguna droga o medicamento sin prescripción médica). Es cierto que en medicina pueden haber diferencias de opinión entre distintas especialidades y que muchas veces la evidencia científica no es categórica o simplemente inexistente. Así que en vez de seguir especulando, decidí estudiar un poco el tema, buscar información seria y consultar con distintos especialistas.

Sigue leyendo para conocer lo que aprendí para que puedas tomar una decisión informada sobre si tomar o no alcohol durante el embarazo y la lactancia.

¿CUÁNTO ALCOHOL PUEDO TOMAR EN EL EMBARAZO?

NADA. CERO. Ni una copita. Asi de categórica y asi de simple es la respuesta.

La Dra. Amparo Sanchez, pediatra neonatóloga de la Red Salud UC Christus, me explica que toda la evidencia médica disponible y la recomendación de la Academia Americana de Pediatría coinciden en que no existe una cantidad segura de alcohol que pueda tomar una embarazada y que no se sabe cual es el efecto de daño que pueden generar pequeñas dosis de alcohol en un feto (ya que sería poco ético realizar estudios sobre las consecuencias del alcohol en mujeres embarazadas). No obstante, se ha visto que tomar bajas cantidades de alcohol durante la gestación puede producir aborto, parto prematuro y síndrome de muerte súbita del lactante. Tanto las mujeres que toman alcohol de forma frecuente (una copa diaria) o en grandes cantidades (3 copas en una ocasión), como las mujeres que toman esporádicamente, presentan mayor riesgo de tener un hijo con daño asociado al alcohol a corto o largo plazo.

Es importante destacar que este riesgo se mantiene durante todo el embarazo, habiendo incluso expertos que recomiendan abstenerse de tomar alcohol desde el momento en que se busca quedar embarazada hasta el parto.

¿QUÉ EFECTOS PUEDE TENER EL ALCOHOL EN MI BEBÉ?

Cuando bebes, el alcohol pasa rápidamente al torrente sanguíneo, atraviesa la placenta y llega hasta tu bebé. Como sus órganos son aún muy inmaduros, le cuesta mucho trabajo procesar el alcohol, por lo que podría terminar con una alcoholemia (nivel de alcohol en la sangre) más alta que tu.

El alcohol aumenta el riesgo de variadas complicaciones en las guaguas, tales como aborto, parto prematuro, mortinato y bajo peso al nacer. El “Espectro Alcohólico Fetal” es un término médico utilizado para describir las alteraciones derivadas de la exposición intrauterina al alcohol. Su forma de presentación más severa es el “Síndrome Alcohólico Fetal” caracterizado por retardo del crecimiento, anomalías faciales, alteraciones del corazón y problemas en el sistema nervioso central, tales como déficit intelectual y retraso del desarrollo psicomotor.

Como médico escucho con frecuencia frases como “yo tomé en el embarazo y mi hijo nació sanito”. La Dra. Sanchez explica que el alcohol es una neurotoxina y que el gran problema inadvertido es que existen otras formas de daño más “invisibles”, que no se manifiestan al nacer sino que durante el crecimiento del niño/a. Estos son los llamados “Trastornos del Neurodesarrollo”, que comprenden: problemas sensoriales, déficit intelectual, trastornos del comportamiento y problemas de conducta, trastornos de lenguaje y problemas de aprendizaje. Además, se cree que puede favorecer la presencia de enfermedades psiquiátricas durante la adolescencia y adultez.

¿QUÉ PASA SI TOMÉ ALCOHOL ANTES DE SABER QUE ESTABA EMBARAZADA?

¡Tranquila, no entres en pánico! Existe una alta probabilidad que tu guagua este bien, y lo más importante es enfocarse en mantener un estilo de vida saludable, evitando el alcohol durante el resto del embarazo.

OK, ME SACRIFIQUÉ TODO EL EMBARAZO ¿AHORA PUEDO TOMAR ALCOHOL EN LA LACTANCIA?

Es esperable que, una vez nacida tu guagüita, quieras disfrutar de una copa de espumante o vino en alguna ocasión especial. Pero es importante que sepas algunos datos para que lo hagas de forma segura.

Primero debes saber que lo más seguro para tu bebé es mantener la abstinencia total durante la lactancia materna. Recuerda que el alcohol es una neurotoxina y que el desarrollo cerebral es especialmente crítico durante los dos primeros años de vida, por lo que pequeñas dosis podrían perjudicar que alcance todo su potencial genético. Además, es importante que sepas que el consumo de alcohol disminuye la producción de leche materna.

¿QUÉ PRECAUCIONES DEBO TOMAR SI BEBO ALCOHOL DURANTE LA LACTANCIA?

Cuando bebes alcohol este pasa a tu torrente sanguíneo y luego directamente a la leche y viceversa. El alcohol aparecerá en la leche 30-60 minutos después de comenzar a beber, a la misma concentración que se encuentra en tu sangre. Una vez que dejes de beber, la concentración de alcohol en tu sangre (y por lo tanto en tu leche) comenzará a bajar de forma progresiva, por lo que sólo el tiempo reducirá de forma efectiva la presencia de alcohol en la leche. O sea, no sirve que extraigas y botes la leche, ya que si el alcohol permanece en tu sangre, la nueva leche que produzcas tendrá la misma cantidad de esta neurotoxina (la extracción sólo servirá para estimular y asegurar la producción, además de evitar las molestias por congestión mamaria).

Como regla general, el cuerpo demora 2 horas en eliminar una dosis estándar de alcohol (10-12gr: 120mL de vino/ 375mL de cerveza/ 30mL de licor), 4 horas en eliminar 2 dosis, 6 horas en eliminar 3 dosis y así progresivamente. Además, a menor peso de la madre, mayor tiempo se demorará en eliminar la toxina del cuerpo.

Considerando todo lo anterior, si decides tomar alcohol lo recomendable es que lo hagas inmediatamente después de dar papa o haberte extraído leche y que esperes 2 horas por cada dosis de alcohol para volver a dar papa. Además, preocupate de comer y de alternar un vaso de agua por cada copa que tomes.

¿ES CIERTO QUE LA CERVEZA O MALTA CON HUEVO AUMENTAN LA PRODUCCIÓN DE LECHE MATERNA?

¡NO! La Dra. Sánchez asegura que esto es totalmente falso. El alcohol, cualquiera sea su tipo, disminuyen la producción de leche materna, alteran su sabor y producen daño neurológico en el bebé.

¿QUÉ PUEDO HACER SI ME CUESTA DEJAR DE TOMAR ALCOHOL EN EL EMBARAZO O LA LACTANCIA?

Lo mejor es que pidas ayuda a tu matrona o tu obstetra. Ellos sabrán que hacer y como resolver el problema directamente o derivando tu consulta a un especialista en salud mental.

En conclusión, el alcohol afecta directamente el desarrollo general y neurológico del feto y del lactante, por lo que lo más recomendable es que te abstengas de tomar alcohol durante el embarazo y la lactancia materna.
¿Tienes dudas o quieres compartir tu experiencia? Deja tu comentario ya que nos podría servir a todas 😉
¡Sigue mi cuenta de Instagram @pasiondemaria para conocer tips diarios de moda, estilo de vida, viajes y maternidad!

Fuentes:
1. Giglia, R. C. and C. W. Binns. 2006. Alcohol and lactation: a systematic review. Nutrition and Dietetics 63: 103–116.
2. National Health and Medical Research Council. 2009. Australian guidelines to reduce health risks from drinking alcohol. Canberra: National Health and Medical Research Council.
3. American Academy of Pediatrics. www.AAP.org