CÓMO VESTIR EN EL EMBARAZO SIN SACRIFICAR TU ESTILO

¡Jamás me imaginé lo difícil que sería vestirme bien estando embarazada! Primero, porque la oferta de vestuario para mujeres embarazadas es realmente limitada, tanto en calidad como en estilo. Segundo, porque el cuerpo cambia más rápido de lo que la mente es capaz de integrar, por lo que nuestro mapeo corporal está siempre equivocado. Yo soy (o era) de esas personas que compran todo por internet o que elige la ropa en las tiendas sin probársela. Ahora, en cambio, me tengo que probar todo…ya no sé lo que me va a quedar bien sin mirarme al espejo ¡Y para que mencionar que lo que quedaba perfecto en la semana 9, se puede ver horrible en la semana 13! #thestruggleisreal.

Pero no te preocupes, todas tenemos la inherente capacidad de adaptarnos a la adversidad, y hoy, en mis 36 semanas de gestación he aprendido algunos trucos que te pueden ayudar a sobrevivir el embarazo sin sacrificar tu estilo personal.

PRIMER TRIMESTRE

Los “wrap dress” son un básico de cualquier armario por su versatilidad y favorecer todo tipo de figuras.

Para ser honesta, no encontré difícil vestirme en esta etapa. En las primeras 8 semanas, si realizas deporte de forma regular y comes de manera balanceada, tu figura se mantendrá prácticamente igual y podrás seguir usando toda tu ropa sin restricciones.

Tal vez, el momento más crítico es entre las semanas 8 y 12, ya que aparece una “guatita” más atribuible a haber comido pan en exceso que a estar embarazada, LOL. Como sea, es poco sentadora. Además, muchas mujeres deciden mantener la noticia en secreto hasta el segundo trimestre. Si este es tu caso, y quieres disimular el aumento de volumen en el área del abdomen, te recomiendo usar vestidos y blusas largas, de siluetas holgadas, en corte trapecio, imperio o tipo “wrap” (como el icónico vestido de DvF).

Como ahora casi todos los pantalones (y faldas) son a la cintura, podrías comenzar a sentir que te quedan demasiado apretados, sobre todo al sentarte. Prefiere entonces, los jeans tipo boyfriend y los pantalones a la cadera, de telas más blandas o con elástico en el área de la cintura.

SEGUNDO TRIMESTRE

Mis vestidos “bodycon” favoritos son de Karen Millen Chile.

Acá la cosa se complica un poco… Si bien me sentí súper cómoda con mi cuerpo ¡y amé tener nuevas curvas!, me pasó que, literalmente, de un día para otro (semana 22) no tenía que ponerme para ir a trabajar: los pantalones no me cerraban, los sostenes me quedaban chicos y las blusas y vestidos se sentían demasiado ajustados. ¡Ese día tuve que ir con leggings y una polera de algodón! (cosa que nunca hago), pero apenas terminé mi jornada laboral, corrí al mall para incorporar en mi armario algunas prendas básicas que me han servido hasta el día de hoy.

¿Qué comprar? Acá te dejo una lista con lo fundamental.

  1. Renueva tu lencería. Si previo al embarazo tenías poco busto, tal vez esta sea la oportunidad de lucir un lindo escote sin tener que pasar por el quirófano. Y para esto es fundamental actualizar la talla de tu sostén (recuerda que la ropa luce mal si no usas la lencería adecuada). Te recomiendo que los pruebes bien antes de comprar, ya que se sube tanto de copa como de contorno, por lo que aumentar una talla de tu modelo favorito podría ser insuficiente. Algunas mujeres optan por usar sostenes de lactancia, pero yo encuentro que son demasiado “pernos” y es adelantarse a otra etapa. Si tu presupuesto lo permite, compra un par de sostenes que te hagan sentir linda y sexy. ¡Piensa que los usarás al menos 5 meses!

    Microfibra y encaje en forma de triángulo entregarán un excelente soporte.

  2. Invierte en prendas que tengan el potencial de “crecer contigo”, como leggings y jeans maternales. En Asos.com y H&M del Costanera Center podrás encontrar ambos a súper buen precio. No obstante, si tuviera que recomendar una marca por sus lindos modelos y excelente calidad sería Made Jeans. Este emprendimiento nacional me regaló un par de pantalones y ¡los amé desde el primer momento! Lo que más me gusta es que tienen elástico ultra grueso en la cintura, aportando un soporte extra al abdomen (que vas a agradecer cuando la guatita te comience a pesar). No les miento cuando les digo que los uso casi todos los días 😉

    En mis pantalones skinny negros de Made Jeans.

  3. Elige prendas que dependiendo de cómo las combines, te permitan transitar del trabajo al fin de semana sin esfuerzo, como blusas holgadas y vestidos ajustables a la cintura o tipo bodycon. Si acostumbras vestir blusas de seda y algodón, las podrás seguir usando hasta alrededor de la semana 30, pero luego te quedarán demasiado cortas (o como dice mi mamá, “tipo Coné”). Para suerte nuestra, este año los blusones corte trapecio son tendencia, y encontré muchas opciones estilosas en Zara. Una ventaja de estos son los botones, que te permiten regular el tipo de escote que quieres llevar. Mis vestidos bodycon favoritos son de Karen Millen Chile, en algodón o lana, ideales para los meses más fríos.

    Blusa de corte trapecio con aires Grunge de Zara.

TERCER TRIMESTRE

En enterito de algodón de Bow Maternity y abrigo de lana de Karen Millen Chile.

Voy a ser sincera: por más que la gente te diga a diario que te ves súper linda y tierna, es probable que te sientas gigante e incómoda con todo, al punto que botones, cierres y elásticos pueden volverse tu peor enemigo. Podrás seguir usando todo lo que compraste en el segundo trimestre, pero a mi me pasó que quería usar ropa “blanda” de descanso, pero no de deporte ni pijamas (¡antes muerta que sencilla!).

Para mí, la solución fue Bow Maternity, una marca chilena que ofrece prendas de algodón, en cortes muy sentadores. Mi favorito indiscutido es el enterito negro con mangas: es súper fácil de combinar para ocasiones formales e informales, y es demasiado cómodo. Compré este y otras cosas por internet y me llegó en 3 días a la casa. Me equivoqué de talla en un vestido, y fueron muy diligentes en facilitar el cambio.

Por último, algunos tips transversales durante todo el embarazo:

  1. Mantente alejada de la ropa de tu pareja. Sus camisas y sweaters te agregarán más volumen en hombros, brazos y abdomen. Si bien puedes tener un pequeño beneficio en comodidad (y presupuesto), estarás sacrificando tu estilo.
  2. Hoy más que nunca se acepta y celebra la sensualidad y sexualidad de la mujer embarazada, así que detente, mírate al espejo y responde: ¿Qué es lo que más te gusta de tu figura en este momento? Si son tus piernas, usa vestidos cortos y shorts maternales en verano; si son tus hombros, una excelente opción son los tops off-shoulders o cold-shoulders.
  3. Para estilizar tu figura, te recomiendo vestidos y tops con cuello en “V”.
  4. Recuerda que colores neutros y oscuros (negro, azul y el gris), estilizan tu silueta, son fáciles de combinar y es menos probable que te aburran con el uso repetido.
  5. ¡No tengas miedo de usar accesorios! Es la mejor manera de incorporar nuevas tendencias sin invertir demás y los podrás seguir usando en el post parto. Mis favoritos del momento son los aros arquitectónicos XL y los lentes de sol con aires retro.
  6. Contrario a lo que se piensa, no hay ninguna regla que prohíba por completo usar tacos altos en el embarazo. Si bien hay algunos riesgos asociados a su uso (prometo revisar este tema en otro post), es totalmente aceptable usarlos en ocasiones especiales. Prefiere los zapatos en punta con taco cuadrado o “kitty” de 5 cm o menos ¡te verás mucho más esbelta al instante!

¿Necesitas más datos o consejos de estilo? Deja tu pregunta y feliz te ayudo con tus dudas 😉