ESCAPADA: VALDIVIA x Atrápalo Chile

¡Me considero una total fanática de las fiestas de matrimonio! Por eso, cuando recibí la invitación a celebrar la tan esperada unión civil de dos grandes amigos en Valdivia, pensé que sería la oportunidad perfecta para conocer un poco más de esta hermosa ciudad.

Ubicada a sólo 85 minutos en avión desde Santiago, Valdivia se caracteriza por tener un clima templado lluvioso, fundamental para preservar el famoso y exuberante Bosque Valdiviano, sus caudalosos ríos y valiosos humedales.

Como ya es tradición, planifiqué todo mi viaje de manera rápida y sencilla a través de Atrápalo Chile: pasajes + auto + hotel. La página siempre me permite comparar tarifas y me explican las condiciones del viaje de forma súper clara, lo que me da mucha confianza. Viajé desde el viernes en la mañana hasta el domingo en la tarde, tiempo suficiente para un fin de semana mágico y lleno de experiencias inolvidables.

El Aeropuerto Pichoy queda a 32 km del centro de la ciudad y hay decenas de reservas naturales en los alrededores que se pueden visitar durante el día (o por medio día), por lo que les recomiendo si o si arrendar un auto. Nosotros optamos por un sedán, y no tuvimos ningún problema para transitar por los caminos rurales…pero ojo, recuerden que soy de la Patagonia, así que mi criterio para considerar malo un camino ¡es un poco más exigente! LOL.

Como lo que buscaba era lujo, relajo y desconexión, elegí alojarme en el Hotel Dreams, ubicado en pleno centro de la ciudad, al costado del río Calle-Calle y frente al puente que conecta con la Isla Teja. Es cercano a restaurantes, tiendas y mercados, y cuenta con un Spa de primer nivel, además de casino y discoteque.

Claro, en las fotos de la página se veía todo bien y muy lindo, pero cuando llegué a mi pieza la sorpresa fue increíble: ¡Realmente no me esperaba esta vista! Cuando te encuentras con esto, se hace muy difícil salir de la habitación, sobre si es tan cómoda, bonita y amplia.

A continuación, les resumo mi itinerario para que se inspiren y se escapen a Valdivia:

VIERNES

Llegamos a medio día, dejamos las cosas en el Hotel Dreams y como el día estaba soleado y radiante, decidimos salir a caminar por la costanera. Almorzamos en La Terraza Restaurant, especialista en gastronomía marina, que cuenta con productos frescos de la zona. Si bien una siesta era tentadora, preferimos arrendar unos “patitos” a pedales para navegar por el río. Si los “patitos” no son lo tuyo, también puedes arrendar kayaks, botes a motor o hacer un tour en barco de 1 hora (o más) para conocer los alrededores de la ciudad.

En la rivera del Calle-Calle está lleno de lobitos.

Avanzada la tarde, fuimos a conocer el Spa, que cuenta con una piscina temperada y jacuzzis con una vista insuperable. Además, tiene un variado menú de tratamientos a precios accesibles (les recomiendo el masaje Hydra y el Baño de Leche). Muchas personas optan por ir al Spa al final de un viaje, pero yo siempre prefiero ir al comienzo. De esta manera, me desconecto de la rutina y me olvido de los problemas de inmediato, disfrutando del resto de la estadía sin tensiones.

En la noche comimos en la Parrilla de Thor. Sólo les diré que casi me tuvieron que llevar en grúa de vuelta al hotel. De verdad todo delicioso y muy abundante.

SÁBADO

Ustedes saben que los desayunos son mi debilidad, y el del Hotel Dreams estuvo literalmente “a la altura”, tanto por su vista panorámica de la ciudad como por su variedad y calidad del buffet. Lamentablemente, mientras tomaba té, me di cuenta que había olvidado empacar los zapatos para el matrimonio, así que antes de partir de excursión, pasamos por el Mall y por suerte encontré unos muy bonitos y en liquidación 🙂 .

Vista desde el Sky Bar (desayuno).

La Reserva Punta Curiñanco queda a 45 km de Valdivia, por un camino que recorre todo el borde costero. El trekking dura 90 minutos: primero te internas en el Bosque Valdiviano para admirar las especies nativas y luego bajas a la costa para observar los acantilados, hogar de lobos marinos y chungungos (una nutria de mar). 100% recomendable. Otros lugares recomendables para conectarse con la naturaleza son el Parque Oncol y el Jardín Botánico.

En la tarde, pedimos room-service y nos arreglamos para el matrimonio.

DOMINGO

Despertamos sin despertador, pedimos desayuno a la habitación para disfrutar de la vista del balcón. Luego, como nos gustó tanto el paisaje de la costa, fuimos de nuevo a recorrer en auto y almorzamos en uno de los secretos mejor guardados de los lugareños: “Terrazas de Centinilla”, especialista en frutos del mar. 

La terraza: mi lugar favorito del Hotel Dreams.

Vista desde el restaurant Terrazas de Centinilla.

Si quieres viajar a Valdivia o a cualquier otro destino de Chile o el Mundo, ¡haz tu reserva ahora con Atrápalo Chile!

Recuerda que siempre es tiempo de descubrir y enriquecerse de experiencias. Cuéntame, ¿cuáles son tus destinos favoritos de Chile?